Milano Cocktail bar

Los lunes también existen.

Tantos años viviendo en Barcelona y siempre pensando que las actividades de ocio nocturno de esta ciudad entraban en un soporífero y lamentable letargo desde el domingo hasta el jueves siguiente; incluso hasta el mismo viernes en estos últimos tiempos de esta angustiosa y  selectiva crisis. Únicamente me parecía posible encontrar algo de ambientillo en algunas discotecas del puerto deportivo, frecuentadas fundamentalmente por visitantes extranjeros de fin de semana y trabajadores del sector hostelero que descansan los lunes.

Sin embargo, ahí apareció el lunes pasado la coctelería Milano. Un sitio relativamente nuevo con aires de coctelería clásica de toda la vida gracias a su estética de sofás de terciopelo rojo, la madera noble de su barra semicircular, el reluciente esmoquin blanco de sus bartenders y el agradable sonido de jazz que inunda invariablemente el local.

A través de unas amplias escaleras que conducen al sótano donde está ubicado el local, sentimos esa leve sensación de excitación que anticipa el placer de descubrir otro nuevo e interesante local donde compartir una buena copa y una agradable conversación.

Y es que el Milano es un local que se presenta ante nosotros como un sitio indicado para esa actividad tan agradable y estimulante de la seducción, una seducción fina, sin embargo, alejada de la oscuridad propia de algunos locales llenos de rincones y sombras donde la gente busca la intimidad y el anonimato. En el Milano todo está  a la vista: la espaciosa zona de lounge, su barra de bebidas y el pequeño escenario donde casi todos los días a partir de las 20h30 hay un concierto de jazz en directo.

El pasado lunes tocaban en directo los Francesc Capella Trio, con el fantástico Nono Fernández al contrabajo, con quién posteriormente tuvimos la fortuna de compartir un par de gintonics, risas y, por qué no decirlo, sentir la energía revitalizante que transmiten aquellas personas cuya vida ha dado un desafortunado e inesperado giro y, sin embargo,han sabido reponerse. Los Francesc Capella Trío nos ofrecieron durante algo más de una hora ua fantástica sesión de jazz con temas de John Coltraine, Charlie Bird y Duke Ellington entre otros.

Un acierto absoluto del Milano el de recuperar esa magnífica y erráticamente considerada “demodé” fórmula de cocktails&jazz, que es sin duda alguna uno de los aspectos más absolutamente diferenciadores y originales del local. Más si cabe, teniendo en consideración que su estructura de precios está a un nivel muy poco por encima de tantos y tantos otros locales de copas de la ciudad sin la presencia, ni el servicio, ni, por supuesto, actuaciones de jazz en directo a diario.

Para que os hagáis una idea más clara de los precios, os diré que el precio de los cócteles está entre 7 y 12 euros, y el de las copas, como es normal, en función del gin, ron o whisky que solicitéis: 8€ nos costó un gintonic de Seagram’s y 15€ uno de Plymouth. A los músicos y a lo buenos profesionales también hay que pagarles, claro está.

Y es que el servicio es otro de los aspectos más determinantes de este tipo de locales, donde la corrección y la profesionalidad de sus barmans ha de ser uno de los requisitos básicos e inexcusables de su carta de presentación. En esto el Milano tampoco falla. Lejos de artificios piruéticos y esnobismos desacertados, la elaboración de sus cócteles y combinados es atractiva y correcta sin exageración y acompañan todas las consumiciones con aperitivos variados (aceitunas gordal, patatas chips, frutos secos….); un pequeño detalle que no pasa  desapercibido en esta ciudad donde lo normal es que no te pongan de picoteo ni el pelo de una gamba. Otro claro ejemplo del estilo de servicio de sus barmans fue el insólito hecho de que ante la mala elección de un combinado por mi parte (Origengin, con ginebra seca, sirope de arce y tónica), cuyo desagrado ante su degustación no pude disimular; el barman tuviera el enorme detalle de cambiármelo inmediatamente por un clasico Seagram’s con peladura de lima y de limón, como a mi me gusta. No puedo asegurar que tal detalle sea un hecho generalizado, pero así fue en esta ocasión.

Así pues, queridos todos, os recomiendo que visitéis el Milano y os dejéis envolver de su clasicismo cincuentero, el buen servicio de sus barmans y la correcta elaboración de una larga lista de cócteles…Eso sí, hacedme el favor de ir a la hora de las actuaciones de jazz; preguntad el precio de las marcas de ginebra, ron o whisky denominadas premium; y sobre todo, sobre todo, sobre todo….tened mucho cuidado con dejaros llevar más de la cuenta por su ambiente acogedor, a mi me dieron rápidamente las 3 .

Milano Cocktail Bar;

(Ronda Universidad 35; junto a plza Cataluña. Abierto todos los días de 12 a 2h30)

Anuncios

Acerca de Sabores & Serendipias bcn

My biggest passion are food,drinks and friends. I love discovering new places to enjoy with delicious food, wines and cocktails ...... of course it is very important for me the quality-price relationship, because I hate people try to cheat me with the bill! .... if nice places are hiding, even better, because I love serendipities!
Esta entrada fue publicada en coctelerías, Opiniones sobre la gastronomía de Barcelona y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

¿Qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s